Un beso de esos.
28 December 2018 | 5:18 am

El beso llegó suave,
como un susurro que se desvanece en la madrugada sin lograr despertar al receptor. Llegó con el brillo intenso de sus pupilas aguardando la reacción de mis labios.
Llegó tibio.
Fue un beso de esos que bajan la guardia, cantaba Zenet más tarde en mis oídos, cuando la escena recreada me arrancaba el sueño como quien desgarra la piel de un animal para hacer un abrigo.
No hay besos tan suaves estos tiempos. Tuve suerte.

El amor y el apego
15 December 2018 | 4:33 pm

Las relaciones no duran porque se desarrollan con apego. Antes de relacionarnos con una persona,  enlistamos una serie de cualidades que, a nuestro parecer, son imprescindibles para quien quiera entrar a nuestras vidas.
Es decir, clasificamos al otro, lo etiquetamos como "bueno", como "perfecto" e incluso exageramos sus virtudes para satisfacer nuestra demanda de lo que concebimos como "alma gemela". Luego, con esa errónea descripción de la pareja, planteamos reglas en función a nuestra felicidad. Nos adueñamos del ser que elegimos para acompañarnos en la vida y lo sofocamos por considerarlo nuestro.  Vemos en esa persona la fuente única de la propia felicidad. "No sé qué haría sin ti", decimos. "Eres mi todo", aseguramos.
El panorama se turba cuando la individualidad, innata en cada ser, aflora en nuestra pareja.Vienen entonces los celos,  las actitudes posesivas, las inseguridades y, por supuesto,  las desilusiones.
Y vienen las desilusiones porque a quien señalamos como "la pareja perfecta" está creada en nuestro interior desde una perspectiva equívoca.
Ignoramos sus fallas en un principio y al notarlas nos repugnan, nos llenan de frustración... y como somos crueles y poco empáticos vemos a otro lado, buscamos otra alternativa, abandonamos.
En ese instante empieza de nuevo la historia destinada al fracaso, pues somos incapaces de notar lo egoísta de nuestro proceder e ignoramos que la felicidad está dentro de nosotros, por lo que no dejamos de buscarla afuera.
Ten por seguro que necesitas más árboles plantados que a una sola persona para poder respirar.  El desapego es la clave.  Ama libre.


Qué piensa un corazón roto
2 December 2018 | 2:46 pm

Hace unos días vi a un amigo al que su novia lo dejó. Era una relación de meses, pero ya convivían. Al parecer fue incompatibilidad de caracteres. Ella no podía adaptarse a su amor, se sentía asfixiada. Él, que había amado a muchas, la idealizó como la parada final  de su vida sentimental.

En una charla sincera, vía mensajes, me comentaba lo difícil que es olvidarla. Yo intentaba alentarlo con algunas frases clichés. Él, sordo, ciego y mudo, me escribió:

  • Lo que me jode es lo que quedó impregnando en mí. Sentimiento, caricias, besos, miradas, recuerdos, fotografías... Es toda esa mierda lo que consume a una persona. Soltar todos lo podemos hacer; pero luchar contra eso que se acumuló es la peor batalla.

No pude continuar mis consejos de tinte Coelho. No tuve oportunidad. Sentí un nudo en la garganta. ¿Quién soy yo para hacerme la terapeuta?, me dije. A veces es mejor solo escuchar y estar. Después de todo, para las cosas del corazón nunca habrá razones.


More News from this Feed See Full Web Site