Newsletter subscribe

Uncategorized

Reconozco que soy débil – Guía de Estudio

Posted: noviembre 5, 2010 a las 3:00 pm   /   by   /   comments (0)

He aquí otra aportación que espero sea de bendición, ya que para mí lo fue. Dios impactó mi vida y aún reveló muchos tesoros los cuales deseo aprovechar.

La presente ‘Guía de Estudio’ fue presentada y utilizada para la ‘Reunión de Jóvenes’ realizada el Sábado 23 de Octubre del 2010 en la Congregación ‘Cristo es la Roca’ localizada en la ciudad de Quito, Ecuador en el sector ‘Kennedy’.

Fue elaborada por Jonathan Ricardo Proaño Alcívar @Parlox . Esta guía no pretende exponer la totalidad del estudio presentado, sino mostrar los ‘puntos claves’ y ‘textos bíblicos’ utilizados como recapitulación del mismo. Incluye también algunas preguntas en forma de retroalimentación.

RECONOZCO QUE SOY DÉBIL
Pues lo que me hace fuerte,
es reconocer que soy débil. – 2 Corintios 12:10b TLA

Texto áureo:
2 Crónicas 7:14

Versos clave:
2 Corintios 8:5 2 Corintios 11:29 2 Corintios 11:3
2 Corintios 12:10b 2 Corintios 10:13/17-18 Gálatas 6:2
2 Corintios 13:11

Puntos Claves:

  1. Casi todo alrededor nuestro nos dice que vencemos en nuestras propias fuerzas y capacidades. Es verdad que siendo fuertes vencemos, pero no recuerdo que la Biblia mencione que yo gano en mis propias fuerzas, sino cuando reconozco que el Poderoso es Dios, y cuando mi ego disminuye y es ÉL quien reina en mi vida, ya que es así como soy fortalecido de verdad.
  2. Qué lindo será cuando las personas reconozcan nuestras acciones y habilidades, pero será verdaderamente glorioso cuando las personas reconozcan en nosotros la identidad de Cristo; no porque yo mismo me exalte, pero porque yo al humillarme ante Dios, Él en su amor me aprobará y pondrá gracia ante los demás.
  3. Muchos preferimos las predicas que nos dicen lo ‘bonito’ que somos, pero no aquellas que hablan que ÉL único digno de toda gloria y honra es Dios, porque en esos momentos debo recordar que si algo tengo, o algo soy, es por el Único y Verdadero Dios, nuestro Señor; por tal razón debo rendir y humillar todo mi ser ante ÉL.
  4. Es hermoso humillarme ante el Señor, lo cual también significa amar a todas las personas y servirles. Te preguntarás: ¿Hermoso? Sí, porque es ahí, postrado a los pies de Cristo, donde puedo confiar que quien me fortalece y protege es Dios, en Él yo vivo confiado.
  5. La Biblia nos enseña que no vencemos por métodos o tiempos, ni vencemos por números o habilidades, ni por profecías o conciertos; vencemos cuando vivimos en armonía, paz y en un mismo sentir, porque es ahí cuando el Dios Todopoderoso de paz y amor, estará con nosotros.
    Por eso Jesús nos enseñó a amarnos unos a otros, porque entonces el mundo sabrá que somos sus discípulos.

Pregúntate:

  1. ¿Busco vivir con los demás en armonía y en un mismo sentir?
  2. ¿De verdad busco que las personas me aplaudan a mí, o que todos glorifiquen y alaben a Dios, el único merecedor de toda gloria y honra?

*Basado en: La Biblia principalmente

IMCLR – MJJF – 23102010

———-

Para complementar.

Al decir ‘humillar’ no estoy hablando de ‘denigrar’. El problema es que en nuestra forma de hablar usamos las dos palabras como sinónimos, y aunque sus conceptos son similares, existe la diferencia de que cuando me ‘humillo’ ante Dios y por tal le sirvo a Él y al resto de personas, Dios no me ‘denigra’.

Algo que empezé a entender mientras Dios me instruía e inspiraba para este estudio, es que si yo no estoy dispuesto a ‘humillarme’, o vamos a decirlo de otra manera, si yo no estoy dispuesto a ‘servir’ a los demás entonces no puedo decir que verdaderamente ‘sirvo’ a Dios, o en otras palabras, me ‘humillo’ ante Dios.

Revisemos las palabras de nuestro Señor Cristo Jesús ante la petición de rodillas de Santiago, Juan y la madre de ambos:

«Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos (Santiago y Juan), postrándose ante Él (Cristo Jesús) y pidiéndole algo. Él le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Ordena que en tu reino se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda. Entonces Jesús respondiendo, dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo he de beber, y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? Y ellos le dijeron: Podemos. Él les dijo: A la verdad, de mi vaso beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados; pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado por mi Padre. Cuando los diez oyeron esto, se enojaron contra los dos hermanos. Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre (Cristo Jesús) no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.» — Mateo 20:26-28 RV60

Para terminar. No seamos hipócritas, sino de verdad vivamos cada día mas entregados a Dios y reflejando Su amor, justicia y paz en nosotros; tanto en lo privado como en lo público.


En el perfecto y eterno amor de Cristo Jesús,

Jonathan Ricardo Proaño Alcívar
@PARLOX

#ParloxNetwork
http://twitter.com/parlox
http://facebook.com/parloxnetwork
http://parlox.blogspot.com
http://hricpg.blogspot.com

**La imagen presentada en esta publicación fue localizada en http://blog.unab.cl/jassonzz1/

¿Te gustó este artículo?
Mis nuevos artículos y recomendaciones directo en tu buzón.

p.d. No te enviaré spam. Todos valoramos la privacidad.