Newsletter subscribe

Uncategorized

¡La tumba está vacía!

Posted: abril 24, 2011 a las 9:18 pm   /   by   /   comments (0)

El día de hoy culmina un tiempo ‘dedicado’ con el nombre de Semana ‘Santa’. De acuerdo a la tradición se recuerda este domingo como representación de aquel domingo cuando nuestro glorioso Señor Cristo Jesús resucitó de entre los muertos después de haber dado su vida y derramar su sangre en una cruz tres días atrás.

Es muy cierto pues que no debemos estar sujetos a tradiciones, mucho menos cuando puedan tenernos cautivos, con miedo o con sentimientos de culpa por no cumplir ‘viejos rudimentos’. La Biblia nos habla de la verdadera libertad y paz que Dios nos quiere dar.

Pero si en libertad vivimos, podemos centrarnos en el mensaje a transmitir y no en la tradición en sí.

Cristo Jesús, aquel personaje que muchos recuerdan, por diferentes razones y conceptos, impactó este mundo tanto que aún partió la historia.
Pero es mucho más por lo que creemos aquello que nos relata la Biblia.

Él vino como la revelación del único y verdadero Dios. A diferencia de lo que algunos dijeron, no vino a transgredir la ley sino a mostrarnos la esencia verdadera y amplia de la misma. Sanó personas, restauró su dignidad, amó a los niños y nos enseñó a respetar a la mujer. Causó controversias con las palabras que decía, tanto que muchos lo querían ver muerto. Cambió nuestra perspectiva de las motivaciones de nuestras acciones. No se halló razón para declararlo culpable, y aún así fue sentenciado. No respondió con odio o peleas a todos los insultos, golpes, latigazos, y burlas de otros, sino que aún pidió se les bendijera y perdonara.

Como menciona la Biblia, ‘podría seguir escribiendo acerca de lo que Cristo Jesús hizo y habló, y ni aún la tierra entera podría contener los libros que se escribiesen de Él.’

Pero en ésta ocasión me gustaría hablar un poco acerca del por qué continuamos hablando de Él y su mensaje.

Hay muchas razones por las cuáles el evento de la resurrección de Jesús es extraordinario. Y en futuras publicaciones escribiré con más detalle, como lo han hecho ya muchos autores durante la historia.

Lo clavaron a una cruz, desfigurado, puesto en burla delante de muchos, derramando su sangre; todo para que de está manera, y de una vez por todas pagar el precio por nuestras transgresiones y entregarnos perdón. Fue entonces, después de morir, que lo bajaron de la cruz y le llevaron a una tumba hecha en una roca. Su cuerpo envuelto fue puesto en aquella tumba sellada con una gran roca.

Ahora, en nuestros tiempos Jesús a veces es recordado como un buen maestro, filósofo o un buen hombre; pero Él no nos dio la opción de verlo solo de esa manera. ÉL dijo que era el Hijo de Dios, Dios mismo. Si la historia de su vida hubiese terminado con la muerte en la cruz y el ser puesto en una tumba. Pues no tendría sentido siquiera que recordemos sus palabras y acciones como muestra de sabiduría y amor, pues si todo hubiese terminado en su muerte, significaría que estaba loco o era un gran mentiroso.

Pero hay una razón por la cual continuamos fervientes proclamando Su nombre y evangelio.

¡JESÚS esta vivo!

Él no se quedó en la tumba. Él resucitó al tercer día, venció a la muerte por lo cual no puede dominarle pues Él tiene toda la autoridad. Se presentó físicamente ante muchos después de eso, restauró la fe de aquellos que quizás dudaron y afirmó la de aquellos que confiaban en lo que había dicho.

La resurrección de Cristo Jesús es la razón por la cual continuamos con pasión y amor gritando en alto Su nombre y dando a conocer su perdón y amor.

Pablo escribió a los corintios: “Si Cristo no ha resucitado, nuestra predicación no sirve para nada, como tampoco la fe de ustedes.” – 1 Corintios 15:14

Pero Cristo Jesús si resucitó y está vivo, por eso somos libres. Nuestros pecados han sido perdonados, tenemos vida en verdad y no tenemos más por qué temer pues Él es nuestro Señor y Salvador.

En estas fechas, y todo el año, recordemos el verdadero mensaje: ‘Somos salvos por gracia, por fe en Cristo Jesús, siendo aún esto un regalo de Dios para restaurar nuestra relación personal e íntima con Él, sabiendo que todo esto es real y verdadero ya que Él resucitó, dándonos verdadera vida eterna con Él. Todo esto no porque hayamos hecho algo para merecerlo o recibirlo, sino por puro amor y gracia del único y verdadero Dios”.

Que el Señor, nuestro Dios, les continúe bendiciendo grandemente y guardándoles en Su perfecto amor, eterna paz y dulce pureza.

Y recuerda que: ¡Jesús está vivo y te ama!


En el precioso amor de Cristo Jesús,
Jonathan Ricardo Proaño Alcívar
@PARLOX

#ParloxNetwork
Parlox Network – Facebook
Parlox – Twitter
H. Ricardo Proaño G. – Twitter
Parlox Blog
HRICPG Blog
‘David con Cristo’ Blog

**Las imágenes presentadas en esta publicación fueron encontradas en transformandovida.blogspot.com/2009_11_01_archive.html y miluchainterior.wordpress.com/2008/03/23/pascua-de-resurreccion/

¿Te gustó este artículo?
Mis nuevos artículos y recomendaciones directo en tu buzón.

p.d. No te enviaré spam. Todos valoramos la privacidad.